sábado, 25 de mayo de 2013

RANIA de JORDANIA - LA MAS BELLA DEL REINO -


El 10 de junio 1993  Medio Oriente nos regalaba una princesa de las mil y una noches

Rania de Jordania sería 7 años más tarde proclamada Reina de Jordania y en  ese instante se convertía en la reina más joven del mundo y en icono de belleza, elegancia y glamour de Oriente y Occidente.

No fue amor a primera vista como con Lady Di que cautivó nuestros corazones desde el momento en que la vimos en aquella hoy histórica fotografía donde alzaba un pequeño en un jardín de infantes y se convirtió en la princesa favorita de todos los tiempos.


El romance de Rania y Occidente comenzó con miradas furtivas, luego con miradas de atracción y poco tiempo después en miradas de admiración.

Para las mujeres de Occidente no pasaba desapercibida.
Los paparazzi y las revistas empezaron a notar su presencia cada vez más relevante en actos públicos y los medios comenzaron a dedicarle merecida atención  a esta bella mujer de tierras lejanas.

Y Rania Al-Yassin nacida Kuwait, de padres palestinos, conoció al entonces príncipe heredero Al Abdullah bin Al-Hussein en una fiesta en 1993 y el flechazo fue fulminante.

Seis meses después sellaban su amor en fastuosa ceremonia y Rania nos daba clases de cómo se hace para llegar a reina.

Y nosotras atentas porque teníamos mucho que aprender

y al mismo tiempo nos daba esperanzas de cambiar para mejor.


¡La metamorfosis fue alucinante!

¡de gusano de seda a mariposa en un abrir y cerrar de ojos!

Rania no nació bella, elegante y aristócrata 

sino que se transformó de plebeya a princesa y de princesa a reina y lo hizo con clase y donaire.

¡Nosotras agradecidas!

El 22 de  mayo del 2004 haría historia haciendo su entrada triunfal en la alfombra roja de  la boda real del príncipe Felipe de España con Letizia Ortiz.

Causó sensación luciendo el look que  la elevaría al podio de las mejores vestidas del mundo por siempre jamás.

La memorable falda de gasa y encaje de Chanel combinada con una clásica camisa blanca sigue siendo hoy símbolo de distinción y clase real.

El look que desafió todas las reglas del protocolo  la erigió en “reina entre las reinas” y en indiscutible fashion icon.



Después de lo cual se consagró como la más refulgente estrella del firmamento royal.

¡Qué decir de esos maravillosos atuendos de gala que escoge con infinito buen gusto

en delicadas y finas telas que le aportan esa imagen etérea y majestuosa a la vez!









Y esos abrigos estupendos que la protegen del frío y realzan su porte y distinción.



Y esos accesorios perfectos que ella usa a discreción y le aportan brillo y el trendy touch de rigor!

Siente predilección por los cinturones y fajas que marcan su esbelta figura.






Y a la hora de elegir alhajas y joyas, Rania  destaca por su sencillez.



Su lema: “Less is more”




Lamentablemente y debido a la arritmia que la aqueja desde hace un tiempo, han mermado sus apariciones públicas en los últimos 2 años,


viéndose obligada a reducir notablemente sus compromisos oficiales.


Pero en marzo  tuvimos ocasión de verla en su rol de anfitriona del Príncipe Carlos y su esposa Camilla, duques de Cornwall, en visita oficial a Amman


y por supuesto no nos decepcionó, 


sino que corroboramos que sigue siendo una estrella que deja estela a su paso.

Estilo exquisito

Figura de modelo

Porte real

¡Ah! ¡no se puede pedir más glamour!

Cuando de reinas se trata,

 Rania es la más bella del reino 

 y sobretodo ¡una gran dama!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada